Si quieres encontrar Empleo, rodéate de “buena gente”

_dsc5474-editar

Foto by Manuel Morillo (@MMorilloFoto)

“¿Buscar empleo? Es realmente frustrante y eso que yo tengo una carrera… en la web sólo hay ofertas de mierda, de las buenas nadie te llama y al final acabas decepcionado contigo y con el mundo, y hasta pierdes la poca confianza que te queda en ti mismo”.

¿Te suena? ¿Cuántas veces lo has oído? Ésto no lo digo yo, pero podrías habérselo escuchado a cualquier amig@ en el ámbito de una conversación sobre búsqueda de empleo, un amig@ con cualificación universitaria y que tras muchos años en una y otra empresa lleva ya, como el que no quiere la cosa, 3-4 años en paro, como dirían algunos “ahí fuera pasando frío”.

¡Y encima el mercado laboral no ayuda mucho! sus reglas son complicadas y las dificultades para encontrar empleo han ido aumentado estos últimos años.

El 80% de las ofertas están ocultas

Sí, lo has leído bien, el primer guantazo es desolador, el 80% de las ofertas de empleo que se generan en España están ocultas. ¿Qué quiere decir esto? Lo que lees, que estas ofertas no salen a la luz en ningún portal o web de empleo, permanecen  ahí, ocultas, en una especie de mercado o limbo oculto y son cubiertas por las empresas de manera interna, recurriendo a su red de contactos, tirando de las recomendaciones de sus propios trabajadores y colaboradores o fichando a trabajadores de otras empresas del sector.

Y ahora viene, la pregunta poderosa: Y tú, ¿cómo te enfrentas a ésta peculiaridad del mercado laboral? Si es tan obvio que las reglas del mercado de trabajo han cambiado, ¿por qué sigues buscando trabajo de la misma forma? Si tú, has oído bien, éste post está dirigido a ti que esperas conseguir algo diferente haciendo más de lo mismo.

Partamos de la base que en estas circunstancias hay algo que pesa mucho más que tener un curriculum excepcional o unas aptitudes aparentemente ideales, tiene mucho más peso: tener muchas y buenas relaciones personales, vamos que si quieres, conseguir empleo, tienes que rodearte de “buena gente” (Más adelante te definiré que es exactamente  para mí  la “buena gente”).

Ah! cuando te hablo de tener muchas y buenas relaciones personales, no me refiero a “tener enchufe”. En realidad, cuando una empresa tiene que cubrir una vacante o un puesto, el hecho de conocer previamente al candidato es un valor añadido, pero no es definitivo, porque luego tienes que demostrar quién eres y qué puedes ofrecer diferente del resto.

Cuando hablo de rodearse de buena gente, hablo de colaboraciones y ayuda mutua, hablo de hacer y sobre todo, mantener tus contactos con los compañeros de tus anteriores trabajos, hablo de intensificar los vínculos con otros profesionales del sector, aunque en estos momentos no estés empleado. Hablo en definitiva de hacer networking, o como a mí me gusta llamarlo, de rodearte de “buenas personas”.

Networking: Dar y Recibir

Lo hemos hablado muchas veces, aunque algunos siguen despistados y creen que hacer networking consiste en repartir sus tarjetas hasta dejar el tarjetero vacío tras cualquier acto, otros piensan que networking es contactar contigo a través de Linkedin o Twitter y a continuación decirte que te envían el curriculum porque buscan empleo, o mejor, que cómo eres profesional de Recursos Humanos, que se le lo revises y le des tu opinión y así podríamos hablar de otras muchas actitudes que darían para escribir otro post y que son cualquier cosa menos crear redes personales… No señores! todo eso no es networking, networking es mucho más que eso, networking es dar y recibir.

Networking es rodearse de colaboradores cercanos, personas que te aconsejen y que te faciliten el proceso, porque si quieres encontrar empleo, debes empezar justo por eso, por no pedir (o mendigar) “empleo”, no vale dar lástima, no me llores, por favor, cambia ese tono lastimoso de voz y mejor, ¿por qué no me cuentas que puedes hacer por mí en vez de contarme que no tienes trabajo, que llevas mucho tiempo buscando, que no te dan oportunidades…?

La esencia, la clave, está en el equilibrio entre dar y recibir.

5 Claves para rodearse de “buena gente”

1. Elabora tu estrategia, porque no se trata de conocer por conocer a gente, se trata de rodearte bien y de buena gente. Muchas veces nos equivocamos porque ésto no va de hacer networking al azar, sino de acercarse a las personas adecuadas a nuestros intereses, personas que de una u otra manera, nos ayuden a acercarnos a nuestras metas. Qué te interesa el marketing, pues sencillo, fíjate en gente de ese sector que te puede enseñar, de la que puedes aprender, gente a la que admires por lo qué hace y por cómo lo hace…

Sin estrategia no conseguirás relaciones fuertes y beneficiosas, y cuando hablo de estrategia, no me refiero a “seleccionar”, “tú sí y tú no…” se trata de ver qué intereses compartís, qué te aporta y, sobre todo, qué puedes aportarle tú a esa otra persona.

2. Si yo te ayudo, tú me ayudarás, si has pensado que dándole al “me gusta” en los artículos o publicaciones de otros, éstos te lo devolverán compartiendo en sus muros los tuyos, te equivocas… no siempre es así! Lo decíamos antes, la esencia del networking es dar pero, primero ofrece, y luego, probablemente, recibirás. No pidas lo que tú no estarías dispuesto a dar.

Sé honesto, comparte sólo aquello que de verdad te interese, aquello que te ponga los pelos de punta, aquello que pueda aportar a otros, a tu comunidad, y cuando crezcas profesionalmente tendrás ahí a tus seguidores apoyándote y viceversa. Y por supuesto, ni se te pase por la cabeza, compartir algo que no hayas leído.

3. No te limites, ábrete al mundo! No digas sólo sí a aquellas personas que te caigan bien, crea una red amplia y variada de contactos, ni se te ocurra rechazar a alguien porque trabaje en la competencia o tenga puntos de vista diferentes a los tuyos. Una cosa es estar en otra onda y otra muy diferente renegar de cualquiera que no hable justo tu mismo idioma. Y por supuesto, no te parapetes detrás de tu pantalla, sal ahí fuera, ve a eventos, jornadas, talleres, a la gente se la conoce en el face to face, las redes están muy bien, pero …si no estás dispuest@ a ésto, mejor quédate en casa.

4. Tu marca personal, la llave que te abrirá puertas, ¿has oído alguna vez eso de dime dónde estás y te diré quién eres? Pues eso! No, no se trata de una moda pasajera, la marca personal es la huella que dejamos en los demás, digamos que es el perfume que dejamos al pasar… así que, recuerda, de ti depende que esa percepción sea agradable y te abra puertas, o por el contrario, que los demás perciban que tu marca “apesta”.

5. Por último, no busques trabajo, mejor dedícate a conocer a gente, ¿sinceramente? yo corro, huyo de aquellos que me contactan sólo para pedirme trabajo, siento ser tan rotunda, pero, no me interesan nada.

Convierte, como dice Eva Collado a tus contactos en amigos, pero de forma natural, hazlo porque realmente ambos compartís valores, muestra interés en conocer de verdad a los demás y, sobre todo, déjate conocer y cuando hablo de dejarte conocer hablo no sólo del plano profesional. Recuerda que ésto va de intercambiar, va de compartir algo valioso (experiencias, información, aprendizaje, y quizás luego, quién sabe, colaboraciones profesionales).

Y por último, como te prometí al principio te daré unas claves para que reconozcas a esa pieza tan necesaria del proceso de búsqueda proactiva de empleo, la “buena gente” esa de la que debes rodearte y aprender para poder llegar a tu meta:

La buena gente, es esa que te aporta, esa que te eriza la piel con sus palabras o con sus comportamientos, esa de la que dirías sin dudar un sólo momento “yo de mayor quiero ser como él/ella”, gente que te enseña otra forma diferente de hacer las cosas, gente que cuando escribe o habla te hace reflexionar y tomar consciencia, gente que comparte sin esperar nada a cambio, gente que pone a disposición de otros y a cambio de nada, todo  lo que sabe, gente que vive de verdad y con mayúsculas, gente humilde que es capaz de reconocer que se ha equivocado muchas veces, que se ha caído, y que se ha levantado con muchas más ganas de seguir caminado, gente que reconoce que a pesar de los años de experiencia, no lo sabe todo y que tiene que seguir aprendiendo, gente que da oportunidades a otros porque es su forma de agradecer a la vida esa oportunidad que le dieron antes a ellos, gente con calidad que no pierde la calidez, los valores y los principios, gente dispuesta a darte su opinión sobre tu trabajo, gente dispuesta a perder su tiempo contigo, gente que en definitiva, llevan tatuado en su piel el verbo “ayudar”…

Gracias de corazón a esa buena gente que he encontrado por el camino, primero en las redes y que luego han pasado a formar parte de mi día a día, porque gracias a ellas hoy tengo un trabajo que me encanta, hago lo que me gusta y disfruto aprendiendo y tendiendo mi mano a otros.

“El mundo está lleno de buenas personas, si no las encuentras por qué no empiezas por ser tú una de ellas…” -Anónimo-

Anuncios