Se buscan empresas valientes

_DSC8079

Foto Manuel Morillo ©

Hace poco más de un año buscaba una nueva oportunidad, un nuevo comienzo a nivel profesional, ya no me valía cualquier sitio, -ya no quería trabajar en cualquier lugar ni a cualquier precio-, ahora sí, tenía claro que había cuestiones que eran in-negociables, ya ves, es la seguridad que te dan los años, así qué, lo tenía claro, sería en una organización dónde lo primero fueran,  sus valores y que éstos fuesen paralelos a los mios.

Y llegó esa oportunidad, gracias a las redes sociales descubrí que en Autismo Sevilla buscaban a una persona para que pusiera en marcha un Departamento de Personas, tremendo pero excitante reto!

Llegó el momento de la entrevista, y entonces tuve que contarles quién era, y claro, lo lógico o lo “normal” cuando una empresa u organización se da cuenta de que el candidato que tiene delante tiene un perfil público y está en redes sociales, es que empiece a desconfiar… y sino te recuerdo mi propia experiencia en “Cuando tu marca personal (no) gusta a las empresas”

Es evidente que las redes sociales han supuesto un antes y un después, porque nos han permitido, o nos han dado la posibilidad de que cualquier profesional, de cualquier sector podamos hacernos un hueco, tener una comunidad que nos conozca y nos siga, y por supuesto, poder compartir nuestros propios contenidos.

Pero no siempre, la convivencia entre la marca personal de los empleados o colaboradores y la marca corporativa es fácil. De hecho, para muchas empresas ese perfil o visibilidad pública son un auténtico quebradero de cabeza para los responsables de Recursos Humanos, vamos, que para ellos son más que amenazas, o como decía en este post Andrés Pérez Ortega depende de las manos en las que esté  “El personal branding es tan peligroso como las navajas de Albacete”

Y claro, la siguiente pregunta es obvia ¿Qué hacer si tus empleados o mucho peor, si tus candidatos tienen un perfil en la red? ¿Y si brillan más qué tu propia marca de empresa u organización?

Era evidente que en aquella entrevista era cuestión de minutos que me preguntasen por quién era (cómo en la mayoría de empresas ya habían “bicheado” mi perfil público), y claro, querrían saber qué hacía en redes sociales, porque trabajaba en un programa de radio, o porqué tenía un blog profesional…

Explicando el porqué de mi marca personal

 

  • Las cosas claras. Desde el principio tuve muy claro que no quería ni iba a renunciar a mi marca personal, así que expliqué de forma clara y sin medias tintas porque no era ningún impedimento seguir gestionando mi marca y al mismo tiempo realizar el trabajo dentro de la organización, créeme, así se evitan malos entendidos y aclaras que no por tener un perfil público y por tener acceso a profesionales de RRHH o Nethunters eso significa que “vayas a cambiar de novio” a la primera de cambio.
  • Marca personal y corporativa o de empresa, son dos caras de la misma moneda. Yo lo tengo claro, las dos están muy relacionadas; es más, se necesitan y se retroalimentan mutuamente, al fin y al cabo, las EMPRESAS son PERSONAS, o no? Es más, una marca corporativa será más valiosa en la medida que incorpore a sus filas a profesionales con una marca personal reconocida y valorada.
  • Mis valores son tus valores. Lo decía al principio, mi objetivo estaba claro, sólo estaba dispuesta a trabajar en un lugar donde sus valores fueran de la mano de los míos, y claro era sencillo dar el “Sí Quiero” a una organización donde de verdad las personas están en el centro de todo, la confianza, la innovación, la igualdad, el trabajo en equipo y el compromiso son mucho más que un eslogan, son mucho más que un simple lema o una frase manida de marketing, son de verdad, son el día a día y una REALIDAD que se percibe desde el mismo momento en que pones un pie dentro.

 

Y a cambio de mi marca tendrás…

 

  • Tú y yo, dos caras del mismo espejo. Si algo he aprendido en este último año es que la marca personal no sólo es un escaparate para mostrar tus habilidades profesionales, sino que es el reflejo de lo que hace y cómo lo hace tu empresa u organización. Si por ejemplo, para tu empresa, las PERSONAS están en el centro de todo, o si la igualdad es uno  de  los baluartes de tu organización o compañía, es evidente que ésto se verá reflejado en los contenidos que tú publiques en la red, a mi me gusta llamarla coherencia.
  • Mis redes al servicio de la compañía.  Qué levante la mano quién hoy por hoy no tenga al menos un perfil abierto en una red social, con más o menos contactos. Es evidente, que esta es una herramienta que las marcas  utilizan y deben aprovechar  para dar a conocer su actividad, o para conseguir seguidores y recomendaciones, personas, en definitiva que pueden llegar a ser potenciales clientes o usuarios y que terminaran compartiendo sus publicaciones. 

Además, si se tiene en cuenta el estudio realizado en siete países (entre ellos, España) a más de 3.000 profesionales de distintas empresas, por Google y Millward Brown, se puede concluir que:

♣ Las redes sociales internas serán el diferencial de las empresas con éxito.

♣ Aumenta la productividad de cada empleado en un 20%.

♣ Las redes sociales incidirán, de manera positiva, en la estrategia corporativa.

♣ Aumentarán, en un 70%, las posibilidades de consecución de los objetivos de negocio.

♣ Estas empresas crecerán más rápido.

♣ También la competitividad mejorará en porcentajes cercanos al 60%.

  • ¿Quién mejor qué yo? Tú mejor embajadora de marca. Si en mi día a día, yo tengo libertad para proponer, para innovar, si tengo flexibilidad para seguir acudiendo a eventos, para seguir haciendo networking, y para publicar mis contenidos, acaso, ¿creéis que puede haber mejor remuneración? y un colaborador satisfecho, feliz y motivado es mucho más proclive a mostrar lo que se hace en su empresa, y a erigirse en su mejor embajador de marca, vamos, que se coloca la camiseta de la organización todos los días y sin necesidad de que nadie se lo pida.

Sí, es verdad, cada vez hay más empresas y organizaciones valientes como Autismo Sevilla, que apuestan ese algo más, por los llamados “Social Networkers”  que además de realizar su trabajo, aportan a la empresa o compañía, su influencia social y su red de contactos, ¿por qué? muy sencillo y de forma resumida, porque ésta se puede nutrir de las relaciones de su colaborador para potenciar y hacer brillar, a la par, sus marcas, para hacerlas más cercanas, para mostrar quienes son y qué hacen, pero ni ésto está generalizado ni es lo habitual, vamos que se siguen buscando empresa valientes…

Y digo yo, ¿Conocéis alguna forma de que una empresa sea más productiva que permitiendo que sus colaboradores desarrollen su potencial, o lo que es lo mismo, dejarlos brillar…?

Yo mientras sigo celebrando (y sintiéndome afortunada) por trabajar dónde trabajo, por  la oportunidad de poder ser yo misma, porque trabajes, donde trabajes, ya sea en una empresa grande, en una pequeña, o en una PYME todas tienen algo en común, las PERSONAS, y que eso es lo que de verdad, marca la diferencia entre simplemente trabajar o disfrutar mientras trabajas.

 

 

Anuncios