Tu marca personal (también) necesita feedback

 

Marca personal y feedback

Foto by ®Manuel Morillo

“Necesitamos de los ojos de los demás para aprender cosas nuevas, para cambiar, para crecer. Su opinión sobre nuestro comportamiento será esencial para completar nuestra autopercepción sobre qué debemos continuar haciendo y qué debemos mejorar”

Así empieza este post, porque no podría empezar de mejor manera que con este extracto de Smart Feedback un libro, que si aún no has leído, estás y siento ser tan clara, literalmente, perdiendo el tiempo!

Hace unos siete años, alguien de mi entorno profesional y con un café de por medio, me dijo: -Eres muy trabajadora, cumples con los plazos, eres muy perfeccionista y  tienes una capacidad de trabajo brutal, pero no llegarás nunca a ningún sitio…- ésta conversación, me estuvo rondando mucho tiempo por la cabeza, y para ser sincera, me dolió y  me dejó bastante j******… ¿Por qué no iba a llegar a ningún sitio, qué quería decir aquella persona con aquellas frases tan demoledoras, qué le hacía pensar aquello sobre mi…?

Estaréis de acuerdo conmigo en que es necesario que de vez en cuando aparezca alguien en tu vida que te “meta el dedo en el ojo” y qué te espabile, vamos, que de vez en cuando todos necesitamos una ostia que nos permita tomar consciencia de la realidad, aunque claro, el fondo no debería estar reñido con las formas.

Muchas veces somos, literalmente, incapaces de ver la realidad de las cosas, de reconocerlas, de no ver qué está pasando, pensamos que lo que hacemos está bien, que lo que publicamos en redes está mejor, porque al fin y al cabo, siempre arranca algún que otro like, y no nos paramos a pensar, y mucho menos a preguntar a otros qué les parece nuestro trabajo, qué les llega más allá de la pantalla, y ojo, al fin y al cabo todo ésto que hacemos (recuerda que eres lo que haces y cómo lo haces, te lo dice David Barreda ) forma ya parte de nuestra marca personal, esa es tu huella.

Y tu huella habla, sin duda, de TI.

Evidentemente, lo que me dijo aquella persona, no me ayudó  -afortunadamente tampoco me traumatizó- hay que diferenciar entre una simple opinión y un buen feedback. Es posible que aquellas palabras fueran honestas, es posible que fuese lo que ella pensaba de mi en aquél momento, es posible, que hubiese pasado por el filtro de sus emociones, pero le faltaba sin duda acompañarlo de hechos, de argumentos que me permitiesen entender el porqué de aquellas afirmaciones, y sobre todo, que me ayudaran a mejorar y/o a cambiar.

El feedback, seamos sinceros, no siempre es bien recibido, hay veces en que nos da miedo, nos da yuyu lo que otros puedan pensar sobre nosotros (ay! y en el ámbito profesional nos pasa mucho más! o no te pasa qué mejor no preguntas por miedo a  la respuesta?) y seamos honestos, es que nos produce mucha inquietud lo que otros perciben de nosotros, porque y si, nos dicen algo que no nos gusta, algo feo -no lo estás haciendo bien,  qué te aporta publicar esas fotos que publicas en redes, qué persigues con esos comentarios a otras personas que no son más qué meras críticas…?- 

Y es que estamos tan poco acostumbrados a qué nos digan qué piensan de nosotros, a recibir cómo un regalo esa información, que nos puede hacer cambiar o incluso mejorar, potenciar…

Con la marca personal pasa lo mismo, que tú puedes pensar que lo estás haciendo de p*** madre y qué tus resultados están dentro de lo que esperas o has establecido dentro de tu estrategia, -o quizás, no- pero no te has parado nunca a preguntar a los demás:

  • ¿Saben los demás a qué te dedicas exactamente? Porque tener visibilidad en redes no significa tener una marca personal definida…
  • ¿Estás transmitiendo a tu comunidad cuál es tu propuesta de valor? ¿qué haces diferente del resto que resulte de utilidad a otros? Si no sabes comunicar cuál es tu trabajo de forma clara estás perdido, si la gente te ve en facebook o en Linkedin pero no sabe realmente qué podrías hacer por él/ella no lo estás haciendo bien amigo…
  • ¿Estás en el sitio o la plataforma adecuada? Por ej. esas reflexiones que haces en Linkedin son prácticas para tus contactos, qué les aportan? o son más bien, frasecitas para conseguir likes en facebook…?
  • ¿Qué valores estás transmitiendo más allá de tu pantalla? Para que la gente se fije en ti está claro que tienes que resultar un tipo fiable y aportar unos valores, generar confianza ¿has preguntado si llegas a la gente? ¿y si llegas, qué les llega de ti?

Porque la marca personal conlleva un trabajo de autoconocimiento brutal, primero debes descubrir (-te), como dice Andrés Pérez Ortega cuál es tu materia prima, y luego debes centrarte en la otra parte de la ecuación, tu público objetivo, tu audiencia, tus clientes o cómo dicen los de marketing, tu target, sin ellos, y sin su percepción, esa huella no tendría ningún sentido.

En definitiva,  si quieres crecer, si quieres avanzar, tienes que pedir feedback, tanto si llevas un tiempo gestionando tu marca personal, como si acabas de empezar, al principio necesitarás con más razón esa retroalimentación, pero ojo! qué no todo vale:

♠ Pide feedback, sólo si estás dispuesto a recibirlo y a poner en marcha cambios. Si quieres convertirte en mejor profesional, debes permitirte este regalo

♠ Pide feedback sólo a personas con quien tengas una relación de confianza sincera y suficiente para que sean contigo y con tu trabajo honestos, francos y humildes, y por supuesto, te empujen a mejorar

♠  Es fantástico cuando cuelgas una publicación en redes y al momento tienes muchos likes, es fantástico tener una comunidad qué te apoya y que te alienta a seguir, pero también es fantástico que haya voces discordantes, voces que te hagan cuestionarte tus planteamientos, que te den otro punto de vista diferente al tuyo y al del resto (por supuesto, no hablo de trolls y mal educados qué haberlos haylos). Agradece siempre a estas personas y contéstales. No te plantees nunca borrar, o dejar de publicar sus comentarios, salvo que sean evidentes las dosis de su mala educación

♠ Y por último, sé generoso y facilita ese feedback a los que empiezan, no te digo que regales tu trabajo, pero si alguien que acaba de arrancar te lo pide, ésta será la mejor ayuda que le podrás ofrecer en su carrera. Sólo así crecerá profesionalmente de forma exponencial convirtiéndose en la mejor versión de sí mismo/a. Cuando alguien refuerza lo que haces y sientes su apoyo, su confianza en ti y en tu trabajo, tu motivación también crecerá hasta límites incalculables.

El feedback es para tu marca personal la herramienta más práctica y más barata para ayudarte a crecer y desarrollarte no sólo como profesional, sino como persona, no lo desaproveches, no le tengas miedo, permítetelo y sácale partido.

Si  quieres perfeccionar tus competencias tanto para poder dar, como para recibir feedback de una manera efectiva, no puedes dejar de leer que ya te lo decía al principio, Smart Feedback un libro que te permitirá entrenar este arte, escrito por Jane Rodríguez del Tronco , Rosa Rodríguez del Tronco y Noemí Vico García

 

Cub_Smart Feedback.indd

 

 

 

Anuncios